Recuerdos del futuro

Otros me ayudan a pensar; siempre. Cardenal, Fogwill, Borges, Saer, Blas de Otero, los niños… A pensar que los sueños son el pasado, la memoria, el recuerdo. A pensar, algún mediodía de viento y transparencias, en que si hay varios universos y realidades, los sueños sean tal vez lo único que sabemos de esas otras… Continúa leyendo Recuerdos del futuro

Desde el asiento de atrás

-¿Me dormí? -Sí, al principio. Atardecía, o terminaba de atardecer. Acostado en el asiento de atrás, sólo veía las copas de los árboles que asomaban detrás del parabrisas. Pasaban rápidas y estallaban, cada tanto, por los reflejos de un sol que se ponía cada vez más intenso mientras más avanzábamos hacia la parte oscura del… Continúa leyendo Desde el asiento de atrás

Difícil

Sigo pensando que en la opacidad de la vida dormida, la opacidad propia del recuerdo y del olvido, hay más claridad que en la vida despierta. Queda claro, por ejemplo, que vivir una vida es difícil. Digo una en vez de la porque los sueños, siguiéndoles el juego a Onetti y a Baldi, me muestran… Continúa leyendo Difícil

Lados

Dos lados de un mismo sueño que me hacen pensar en la sencillez de la vida soñada: siempre se muestra fragmentaria e incierta; no como la vida despierta que nos endulza con su “tangibilidad”, como los espejitos de colores que les daban a los indios, y solo es penumbra sobre penumbra. Lado A Caminaba con… Continúa leyendo Lados

Vidas

Aunque nadie niega que la cosa sea al revés, hasta donde sabemos, la vida dormida existe porque existe la vida despierta. Esta relación es compleja y casi siempre la naturalizamos sin indagar demasiado porque, pensar en ella, es, de alguna manera, pensar en la muerte. La vida dormida y la vida despierta, como todas las… Continúa leyendo Vidas