El sol de las seis.

El paisaje no espera a nadie. Aparece con toda su poesía sin avisar la hora ni el lugar. Siempre es así: no importa qué esté haciendo. La mirada se me queda imantada cuando me choco con esas pequeñas revelaciones. 1- La calle está llena de tierra. No sé qué estarán tratando de construir, pero levantaron,… Continúa leyendo El sol de las seis.