De cómo el remisero y el pasajero hablaron sobre el ansé, la lluvia, la televisión chatarra y los edificios

-¿Vio el policía que avece etá? taban haciendo trámite entonce yo me arrimo y le digo al policía le digo “mire, mi mamá, mi abuela le digo, aparte… hipertensa no va poder estar acá hasta las tre, cuatro de la tarde”; “no, está bien dice, ahora pregúntele ahí a uno de esto gordito”, me dice… Continúa leyendo De cómo el remisero y el pasajero hablaron sobre el ansé, la lluvia, la televisión chatarra y los edificios

Trenes y colectivos

Me avisan que hay paro de colectivos y cuando me pongo a pensar cómo volver a mi casa me asaltan, violentos, mis sueños de trenes y colectivos. Llegan todos juntos, como cuando uno espera tanto en la parada que después los colectivos llegan de a tres, de a cuatro, uno pegadito a otro, confundiéndose los… Continúa leyendo Trenes y colectivos

Entonces llueve

Entonces llueve. Llueve y mi cuarto se tira a dormir tapado por las gotas. ¿Qué soñará mi cuarto mientras duerme? El silencio se llena con un sonido entre homogéneo y diverso, parejo, rítmico, sostenido, y es al mismo tiempo, en esa repetición, otro silencio más fresco y azul. Entonces escucho. Escucho voces de perros y… Continúa leyendo Entonces llueve

Caminar entre la lluvia es soñar despierto

Es de noche. Me asomo a la ventana de mi cuarto y veo llover. Ya no sé si lo que relato es sueño o no. Domingo. Víspera de un feriado. Doble sábado. Todos y nadie afuera. Yo, adentro, muy adentro, tal vez más adentro de la imagen que alguien, a simple vista, si me viera… Continúa leyendo Caminar entre la lluvia es soñar despierto

Difícil

Sigo pensando que en la opacidad de la vida dormida, la opacidad propia del recuerdo y del olvido, hay más claridad que en la vida despierta. Queda claro, por ejemplo, que vivir una vida es difícil. Digo una en vez de la porque los sueños, siguiéndoles el juego a Onetti y a Baldi, me muestran… Continúa leyendo Difícil

29

Domingo Los años del divague, de la dispersión linda, esa que era musa de Darío. Los años de tardes estalladas de luz, de sombras frescas sobre los ladrillos del patio de casa. Años de no saber y ser sin rumbo cierto y sigue Darío, como si hubiera estado desde el primero de estos años, sin… Continúa leyendo 29