Ciudad soñada

Lo más difícil fue escapar. Correr por la Ciudad soñada de Klee me dejó sin piernas. El espacio se espesó hasta que sufrí el peso de la pesadilla. Me costaba avanzar, corría y sentía que mis piernas, mis brazos, mi torso, sometidos a otra voluntad, invisible, que me absorbía desde atrás, retrocedían. Trataba de alcanzar… Continúa leyendo Ciudad soñada

Sueño // Arrastrado

El cielo parecía arder sobre dos autopistas partidas que se terminaban abruptamente como un muñón lleno de cicatrices y se levantaban sobre mi cabeza, recortándose negras y despegándose de la ciudad atravesada por la rambla que resplandecía como una serpiente de fuego y se fundía, a un costado, con el mar titilante y violáceo. Dibujé… Continúa leyendo Sueño // Arrastrado

Salgamos a ver donde no se ve

Una nenita desafía las leyes de la gravedad y baja caminando por un tobogán de una manera que ni siquiera sé cómo describirla (una manera parecida al vuelo ocre de las hojas en otoño, o al movimiento de las ramas en las tormentas fuertes. Qué se yo). Después se hamaca un rato cabeza abajo, se… Continúa leyendo Salgamos a ver donde no se ve

Plaza

En la esquina de la plaza tres señores terminan de hablar. Uno pone en marcha su moto y mientras se sienta intercambia las últimas palabras con los otros dos que en un instante estarán caminando juntos sin darse cuenta de que un perro negro, chiquito y alargado irá detrás suyo.  Es domingo. La iglesia festeja… Continúa leyendo Plaza