Mis sueños con Dani: VIII. El ensayo 5/8

​En vez de bajar un piso hacia el bufete, lo subo. De la escuela ya no queda nada y aparezco en un amplio salón, iluminado y blanco, como una caja fotográfica. Hay una clase de dibujo, los alumnos copian modelos de formas geométricas dispuestas en pequeñas mesas. Apenas hay color, todo es gris y plateado, todo envuelto en una luz teatral.Todos los chicos de Mesa para cinco están dibujando con sus parejas. Marcos ya ha vuelto del río, lo miro extrañado, no entiendo cómo pudo hacer tan rápido. Nos muestra unos dibujos que saca de una carpeta de 35x50cm:  uno en acrílico, de un conjunto de tres niños, geométrico, en escala de grises, que tenía unas manchas de baba de su perro. Dos a lápiz, a lo Turner; uno de un tren envuelto en el humo de la locomotora y otro de un cielo, también en blanco y negro. Marcos guarda los dibujos y todos se preparan para trabajar en sus tableros, están vestidos sólo con túnicas blancas, a lo griegos. Pienso que ya es tarde. Si marcos ha regresado de Tigre, deben de ser cerca de las cuatro y está por empezar el ensayo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s