Mis sueños con Dani: V. La madera

                                                                                                                                                    Marzo 2016

​Para mí era como la orilla de una alcantarilla. Si otros hubieran compartido el mismo sueño, podrían objetar que se trataba de un canal subterráneo, o de los terraplenes que suben desde los bordes de algunos arroyos, o de una ribera ancestral de piedra lisa, inclinada hacia el río. Pero como el sueño fue mío, quedemos en lo primero. Aunque este punto, el de quién es dueño del sueño, es complejo. Aquel era un lugar de paso, eran varios los que iban y venían mientras yo pintaba. Uno siempre piensa que los sueños que recuerda al despertar le pertenecen, pero ese razonamiento consciente que usamos para decir “esto es mío”estuvo ausente por completo durante el sueño y nada de lo que participó en su gestación nos es asible en la vigilia. Toda mi confusión parte de un lugar que en el sueño se me presentaba múltiple, como si me hubiera estado viendo pintar al mismo tiempo en todas las formas de un caleidoscopio.

Lo seguro es que pintaba sobre madera. Hacía un fileteado al estilo de las verdulerías y cada tanto intercalaba alguna palabra incomprensible. Sólo unos pocos que pasaban entendían que el sinsentido era parte del humor absurdo que a Dani le gustaba. Una mujer se detiene y me dice: qué bueno que le estás poniendo onda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s