Vidas

Aunque nadie niega que la cosa sea al revés, hasta donde sabemos, la vida dormida existe porque existe la vida despierta. Esta relación es compleja y casi siempre la naturalizamos sin indagar demasiado porque, pensar en ella, es, de alguna manera, pensar en la muerte. La vida dormida y la vida despierta, como todas las vidas, son frágiles. No soñamos nada cuando la estamos pasando mal mal, cuando nos levantamos y pensamos “tan mal y tan temprano”, cuando nos queremos despertar de la pesadilla pero ya estamos despiertos y lo intentamos dos o tres veces por las dudas. Y si soñamos, y tenemos un sueño que nos destroza, que nos quema, cruel, después andamos todo el día con esa sensación en el pecho y en el recuerdo.  Nuestra fragilidad, despiertos o dormidos, solo habla de lo poco que entendemos de la vida (ni que hablar de la vida de los demás).

¿Quién quiere acercarse a la vida?  No importa a cuál, soñada, despierta, endocentrica, excéntrica. ¿Quién quiere acercarse a una vida?

lempicka05

Un comentario sobre “Vidas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s