A su encuentro

Cuando vuelvo tarde a mi casa me enfrento a una sensación que siempre se repite. Debo aclarar que, cuando digo tarde, es tarde. Está oscuro y es tarde. Y, si me pongo a hilar finito, hablo  de cuando vuelvo después de viajar, por lo menos, más de una hora. Ahí estoy, yendo de madrugada a… Continúa leyendo A su encuentro