De cómo se podría ver gris a San Miguel

Image

Image

Pero vos tenés que entender que ella nunca me dice nada. Entonces yo ando medio a ciegas tratando de adivinar qué pasa. Vivo tirando la piedra al agua para hacer patito y se me hunde apenas toca el agua. Mis intenciones están llenas de color y del otro lado está todo siempre gris. Gris cuando doblo una esquina; gris cuando cruzo una calle; gris entre las manos; gris desde sus ojos. No sé… te dan ganas de planear una huída.

¿Qué tal si un día me subo a un tren y me bajo en una estación cualquiera y camino hasta la plaza del barrio y me siento en el primer banco que se me cruza y me pongo a escribir? ¿Sería como viajar? ¿Sería como entrar a un pueblo a través de su luz?

¿Qué tal si un día empiezo a poner mal todas las tildes y al mármol le digo marmól y al pájaro pajaró, o al panadero panádero? ¿Sería como esta sensación de estar afuera de todo?

¿Qué tal si un día empiezo a pintar todo gris porque cada color que en la calle había dejando la tristeza el atardecer se lo llevó?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s