Las coplas llegan hasta mi cuarto

Un baño a la tarde, una conversación intrascendente en el patio de la hostería, la poca luz de mi habitación, mi cuerpo: todo pasó a ser transparente. Hablaba, sí, pero todo mi ser, mi más íntimo y precario ser, estaba bajando a la ceremonia. Cruzaba el patio, sí, pero mi alma estaba con los collas… Continúa leyendo Las coplas llegan hasta mi cuarto